(511) 344-2888 / 344-2889

Principios

Creemos que los principios cristianos son los más acertados para que nuestros niños puedan crecer como personas íntegras, capaces de enfrentar los retos del presente y del futuro. Es nuestra convicción formar un modelo de hombre responsable delante de Dios, consigo mismo, con su familia y su sociedad.

I. Principios Transversales

En Monterrico Christian School se inculcan cinco principios transversales, los cuales son:

 

  • Amor a Dios y al prójimo – Mateo 22:37-39
  • Respeto a la autoridad – Romanos 13: 
  • Responsabilidad – Colosenses 3: 17, 23
  • Integridad – Salmo 25:21
  • Sed por Aprender – Prov. 1: 5-6

II. Principios Pedagógicos

1. Para el crecimiento espiritual y moral de los estudiantes, la escuela busca:

a. Enseñar la Biblia como Palabra inspirada de Dios y desarrollar actitudes de amor y respeto hacia ella.

b. Enseñar las doctrinas básicas de la Biblia.

c. Preparar el corazón de los alumnos para confesar a Cristo como Salvador y Señor.

d. Desarrollar un deseo de saber y obedecer la voluntad de Dios revelada en las Escrituras.

e. Preparar al alumno para cumplir con la voluntad de Dios diariamente. Involucrarlo en la tarea de que cada cristiano tiene la gran tarea de testificar ante el mundo, evangelizar y hacer discípulos (Mateo 28:19).

2. Para el desarrollo personal y social del estudiante, la escuela apunta a:

a. Ayudar al estudiante a desarrollar su personalidad basado en una apropiada comprensión y aceptación de él como un individuo único creado a la imagen de Dios y en el más completo desarrollo posible de sus propias capacidades.

b. Enseñar a los estudiantes a tratar a todos con amor y respeto porque ellos también son hechos a la imagen de Dios.

c. Hacer del estudiante un miembro que contribuya a su sociedad comprendiendo su dependencia de otros y la dependencia de otros en él y la necesidad de servirlos.

d. Promover una comprensión del tiempo como una comodidad dada por Dios y la responsabilidad del individuo para un uso eficaz del mismo.

e. Mostrar una visión realista y bíblica de la vida y el trabajo y proporcionar las habilidades para las relaciones personales.

f. Desarrollar actitudes tanto buenas como apropiadas hacia el matrimonio y la familia, así como el entendimiento y las habilidades necesarias para establecer hogares que honren a Dios.

g. Promover el buen estado físico, buenos hábitos alimenticios y sabia utilización del cuerpo como templo de Dios.

h. Impartir las actitudes bíblicas hacia las cosas materiales y animar la responsabilidad individual de usarlas para la gloria de Dios.

3. Para el desarrollo académico del estudiante, la escuela intenta:

a. Promover altos estándares académicos que reconozcan el potencial del individuo como creación única de Dios y ayudar al alumno a darse cuenta de todo su potencial académico.

b. Ayudar a cada alumno a ganar una comprensión completa y control de los procesos fundamentales como: leer, escribir, hablar, escuchar y aplicar las matemáticas y usarlos en la comunicación y trato con otros.

FILOSOFÍA

La filosofía de nuestra institución se basa en la visión teocéntrica en la que toda verdad es la verdad de Dios y la Biblia, que es inspirada por Él, es la única infalible y autorizada Palabra de Dios que contiene dicha verdad.

Dios creó todas las cosas y estas son sostenidas por Él, por lo tanto, el universo y la humanidad están dinámicamente relacionadas con Dios y tienen el propósito de glorificarle. Debido a que los seres humanos somos pecadores por naturaleza y elección, esto nos impide conocer y glorificar a Dios.

Una persona puede hacer esto solamente al aceptar; el regalo gratuito de Dios, que es la salvación a través de Su Hijo Jesucristo.

Nuestra filosofía se basa en una educación sustentada en principios cristianos, permitiendo a los alumnos desarrollarse íntegramente como personas.

Nuestro objetivo es usar la verdad que Dios ha revelado a través de la naturaleza y Su Palabra, la cual es provechosa para la enseñanza, la disciplina, la corrección e instrucción en justicia.

Esta filosofía encauza nuestra energía para promover altos estándares académicos al tiempo que ayudamos a nuestros alumnos a alcanzar destrezas en el pensamiento crítico y creativo, usando una variedad de materiales curriculares.

Esta filosofía implica una estrecha cooperación con los padres en cada fase del desarrollo de los alumnos, ofreciéndoles asistencia para entender los propósitos de la escuela cristiana.